Otorgan a Sergio Ramírez el Cervantes

0

El nicaragüense Sergio Ramírez fue reconocido ayer con el Premio Cervantes 2017 en la primera ocasión en los más de 40 años de su historia que este galardón, el más importante en lengua castellana, viaja a Centroamérica para distinguir a un autor que convierte la realidad en una obra de arte.

Así lo consideró el jurado reunido en Madrid, que decidió por mayoría y tras siete votaciones otorgar el premio a Sergio Ramírez (Masatepe, Nicaragua, 1942), escritor, periodista, político y abogado, que fue vicepresidente de su país de 1984 a 1990, durante el gobierno sandinista.

El jurado concedió el premio a Ramírez “por aunar en su obra la narración y la poesía y el rigor del observador y el actor, así como por reflejar la viveza de la vida cotidiana convirtiendo la realidad en una obra de arte, todo ello con especial altura literaria y en pluralidad de géneros, como el cuento, la novela y el ejercicio periodístico”.

“Yo siempre he trabajado con la realidad, con lo que me rodea, tratando de interpretarlo” a través de la expresión y el lenguaje, explicó Sergio Ramírez en su residencia de la capital nicaragüense.

“Es un reconocimiento que me llena de mucha responsabilidad y me obliga a escribir mejor”, añadió.

El Premio Cervantes es un hito para la literatura de Nicaragua porque significa conquistar el Nobel hispanoamericano, agregó Sergio Ramírez (1942).

Para el escritor, el galardón permitirá que el mundo conozca mejor la literatura de su natal Nicaragua, cuna de otros grandes como Rubén Darío, Ernesto Cardenal, Carlos Martínez Rivas, Ana Ilce Gómez, Gioconda Belli y Claribel Alegría, quien esta misma semana recibió el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana.

Un avance de eso se notó la mañana de este jueves en su casa: los teléfonos no paraban de sonar, solicitudes de entrevistas recibidas de todas partes del mundo, periodistas y camarógrafos esperando, mientras el autor apenas tenía tiempo para ponerse ropa apropiada para atenderlos y su esposa, Gertrudis, acomodaba un hermoso ramo de rosas amarillas en la barra del corredor.

“La literatura nicaragüense gana una ventana y yo, desde el podio al que subo, tendré mejor oportunidad de ser visible nuestra propia literatura, y sobre todo, la de los jóvenes”, resaltó Ramírez.

Señaló que la posibilidad de ganar el galardón no lo distrajo, ni siquiera cuando supo que estaba en la “lista corta”, junto con la poeta uruguaya Ida Vitale y el bardo venezolano Rafael Cadenas.

“Yo con los premios literarios siempre tengo el cuidado de gozarlos cuando me los dan y no sufrir cuando no me los dan (…) Hoy me toca disfrutar”, sostuvo el escritor, ganador de múltiples reconocimientos, entre ellos el Premio Internacional de Novela Alfaguara (1998), Premio Iberoamericano de Letras José Donoso, y Premio Carlos Fuentes a la Creación Literaria en Idioma Español.

“Este es un día memorable para mí, ha cambiado mi rutina, yo debería estar escribiendo ahorita, encerrado en ese estudio”, afirmó el autor, quien considera que una obra literaria se consigue con horas de trabajo escribiendo.

Un oficio al que ha dedicado dos tercios de sus 75 años de vida, que incluyeron 5 como vicepresidente de Nicaragua durante la primera etapa del Gobierno sandinista en la década de 1980.

Compartir.

Deja una comentario