Mako renunciará a la vida imperial por un plebeyo

0

La princesa japonesa Mako, la nieta mayor del emperador Akihito, se casará con un plebeyo, según informa la prensa local, por lo que perderá su condición imperial. Mako tiene 25 años y en 2018 contraerá matrimonio con Kei Komuro, un antiguo compañero de universidad de su misma edad. La legislación japonesa establece que, si quieren conservar sus derechos y deberes como miembros de la familia imperial, las mujeres deben casarse con alguien de orígenes reales. De lo contrario, pierden su estatus. Así, la princesa Mako de Akishino pasará a ser simplemente Mako Komuro. La casa imperial no se ha pronunciado al respecto.

Kei Komuro, el futuro marido de la princesa, ha sido interpelado por los periodistas este miércoles frente al despacho de abogados en el que trabaja en Tokio. “No es el momento de hacer comentarios, pero hablaré cuando sea oportuno”, ha afirmado Komuro. Mako, hija del príncipe Fumihito, se graduó en la Universidad Cristiana Internacional, tiene un máster de la Universidad de Leicester y ha estado trabajando como investigadora en un museo. Dentro de un año previsiblemente perderá todos sus derechos como miembro de la familia imperial y cambiará radicalmente de vida.

La noticia ha avivado en Japón el debate acerca de la menguante familia imperial. La ley sí permite que los hombres se casen con plebeyas. El príncipe heredero Naruhito lo hizo y ha mantenido su estatus y sus títulos. Su hermana, la princesa Sayako, los perdió en 2005 al contraer matrimonio con un funcionario del Ayuntamiento de Tokio.

La familia imperial de Japón, en una imagen de 2016.
La familia imperial de Japón, en una imagen de 2016. REUTERS 

El compromiso de Mako se ha hecho público solo unos días antes de que el Gobierno japonés apruebe un proyecto de ley que permitirá que el emperador Akihito abdique. A sus 83 años, ha reconocido que la edad le hará difícil cumplir con sus obligaciones. Será la primera abdicación de un emperador en casi dos siglos. La legislación que será aprobada no hará referencia, sin embargo, a la ley sálica que rige en el país o a la posibilidad de permitir a las mujeres continuar siendo parte de la familia imperial después del matrimonio, algo que los conservadores temen que podría ser el primer paso para permitir que las mujeres hereden el trono. Esto hace que solo haya cuatro herederos: los dos hijos del emperador Akihito, un hermano octogenario y el hermano de Mako, Hisahito, que tiene 10 años. Tras la abdicación, el sucesor será Naruhito, hijo de Akihito, que no ha tenido hijos varones, por lo que el próximo emperador podría ser el príncipe Hisahito.

Al ser consultado acerca de la escasez de miembros de la familia imperial, el ministro portavoz del Gobierno japonés, Yoshihide Suga, ha afirmado este miércoles en una rueda de prensa que el Ejecutivo no ha cambiado de opinión “respecto a la forma de actuar o los pasos que dar para asegurar la estabilidad de la sucesión imperial”.

Compartir.

Deja una comentario