Leopoldo Mendívil/¿Por qué no funcionó la Renovación Moral de la Sociedad?/Confidencial

0

(¡Todos contra la corrupción y la impunidad!)

MTRA. ARELY GÓMEZ,

SECRETARIA DE LA FUNCIÓN PÚBLICA:

+“Ayúdame a ayudarte”

La corrupción solidaria…

Leopoldo Mendívil.- Hace mucho tiempo que aquí publiqué la siguiente anécdota:

Comenzaban a abrirse las fisuras en la pared de la honestidad del gobierno de José López Portillo y su primer secretario de Gobernación, Jesús Reyes Heroles decidió tocar el tema en su siguiente acuerdo con el presidente, de manera que el dìa de la fecha llegó, hizo los planteamientos de rutina, tocó algunos otros importantes y entró en materia:

-Se está descomponiendo con mucha rapidez la intención de tus señalamientos contra la corrupción de la gente de Echeverría y creo que deberíamos tomar algunas medidas para poner orden en eso.

-¿Y qué sugieres, Chucho? -preguntó el Jefe de Estado-.

-Que estamos muy a tiempo para que cambies a algunos miembros del gobierno que te están profocando mucho ruido por sus famas públicas…

-¿Cómo quiénes? Dime uno…

-Bueno, pues tu jefe de Policía en el Distrito Federal… Es del que más se habla por ser del que más se sabe…

López Portillo hizo un gesto de sorna y respondió:

-Ya  me esperaba que habblaras de Arturo… Mira Chucho, puede la gente decir mucho en su contra, pero yo te digo que tengo el derecho y la obligación de ver por mi seguridad… Si en esta ciudad hubiera un zafarrancho, una azonada o una invasión, yo tengo la seguridad de que el jefe de la Policía capitalina me sacarìa de aquí, me llevaría al aeropuerto y me metería en un avión; incluso, Chucho, Arturo sería capaz de dar su vida por la mía. ¡¿Lo harías tú..?!

La respuesta de Jesús Reyes Heroles fue muy corta:

-No, señor presidente…

La corrupción tiene muchas formas de vivir y de multiplicarse y Durazo las conocía todas… Y estuvo llamado por el destino para convertirse en la respuesta a todo lo bueno y lo malo que pudiera hacerse contra la corrupción. Por ello, a pesar de haberse lanzado en su contra con todo lo que tuvo para convertirlo en el gran ejemplo de lo que debe hacerse para abrirle paso a la honestidad, Miguel de la Madrid escribió en sus memorias presidenciales, allá pñor el año 1984, una página cuuya vigencia ha trascendido los años. Hela aquí:

“… El riesgo de escarbar en el basurero también consiste en que baja la moral de la población, pues todos, de alguna manera, se sienten cómplices al haber tolerado semejantes monstruosidades. Considero que el camino es hacer ver que las cosas están cambiando, que la renovación moral es un programa serio y profundo, no la excusa para crear un clima de terror o de escándalo político.

“Hay que destacar que ya ha tenido su impacto en reformas constitucionales, en una nueva Ley Federal de Responsabilidades de los Servidores Públicos, en modificaciones a la Ley de Contratos de Obras Públicas y en disposiciones administrativas que están haciendo énfasis en los aspectos preventivos de actos corruptos por parte de funcionarios públicos. Hay también avances importantes en los programas administrativos relativos a la seguridad pública y a la administración de justicia.

“La Ley Federal de Responsabilidad de los Servidores Públicos ha modificado actitudes; por ejemplo, en lo que se refiere a los regalos de Navidad. Yo devolví a directores de periódicos, a empresarios de buen nivel y a otros, los regalos que excedían a lo que la ley me autoriza a aceptar.

“Con los sindicatos he hecho lo mismo. Por ejemplo, los petroleros, hace algunos meses, me preguntaron si me podían regalar una pintura de Morelos. Cuando me la trajeron me di cuenta de que era la misma que poco antes me habían ofrecido en venta por un millón y medio de pesos, pues es del siglo XIX. Yo la mandé valuar y me dijeron que era una copia, por cierto no de las mejores, por lo que no debía valer más de 500 000 ó 750 000 pesos, así que decidí no comprarla.

“El sindicato de petroleros me envió la pintura con un certificado de autenticidad que señalaba que el valor de la obra era de seis millones de pesos. No sé si les tomaron el pelo o ellos me lo quisieron tomar a mí. El hecho es que al recibir el cuadro decidí cumplir con la ley y enviarlo a la Contraloría General de la Federación para que pasara a formar parte del patrimonio nacional. Lo mismo tuve que hacer esta Navidad con el reloj de mármol rodeado de candelabros que me mandó el sindicato de maestros.

“Regresé muchos regalos, aunque éstos ya no sean como los que llegaban antes. Por ejemplo, Manuel Espinosa Yglesias le mandó a todos los altos funcionarios una charola con dulces poblanos, señalando que le hubiera gustado enviar un regalo más significativo, pero que estaba consciente de que la lay lo prohibía. Yo no he querido darle mucha publicidad al hecho de que no acepté regalos, porque no quiero que se piense que lo estoy haciendo para ensalzarme…”

Cómo evolucionan los tiempos y las costumbres, ¿verdad secretaria..?

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: @leopoldomendivil.com

 

Compartir.

Deja una comentario